Mantenimientos y cuidados de los caniches

Mantenimientos y cuidados de los canichesHablaremos de la peluquería de esta raza de una forma general, y más dedicado al mantenimiento en sí y unos conocimientos básicos.

El motivo es que precisamente el caniche es la raza con más posibilidades en la peluquería canina. Sus variantes son tantas, que si quisiéramos entrar al estudio en profundidad, necesitaríamos mucho más que un articulo, o una revista, ya que podríamos escribir sobre el tema como para llenar una enciclopedia. Se aduce a su pasado como perros de aguas…pasado?. En la actualidad, caniches medianos y gigantes siguen trabajando y desempeñando esta función, en la caza de aves acuáticas.

Su versatilidad no se reduce solamente a esta actividad, actualmente en todo el mundo hay caniches trabajando como asistentes de tetrapléjicos, en aduanas podremos encontrar pequeños caniches utilizando su olfato entre los equipajes. Y en todos sus tamaños, hay competidores de agility y obediencia.Es infatigable, pero fácil de controlar, realmente un deportista nato.

Como curiosidad, incluso hay un equipo de mushing canadiense formado por una selección de gigantes negros, aunque esto hay que considerarlo como meramente anecdótico aunque nos dé una visión de hasta dónde puede llegar esta raza.

Por supuesto una de las razones de tener un caniche puede ser debido a su manto, pero no solamente por su belleza y por la cantidad de formas que un buen peluquero puede esculpir en el, además porque su pelo no está sujeto a muda, es decir, difícilmente encontraremos un solo pelo de caniche en el sofá ( antes encontraremos uno nuestro). Se puede bañar con asiduidad y está considerado hipoalergénico. Esto lo hace una de las pocas razas aptas para convivir con personas con problemas respiratorias (asma, bronquitis, alergias).

Esto último ha sido una de las razones a tener en cuenta en la selección de una nueva raza, el labradoodle, mezcla de caniches y labrador retriever, están utilizando el caniches para mejorar estos perros destinados para trabajar con discapacitados.

Belleza, inteligencia, deportividad, variedad y salud. Una raza versátil, un cocktail maravilloso apto para todos los públicos e indiscutiblemente el rey en la peluquería canina.

TAMAÑO Y COLORES: El caniche existe en cuatro tamaños: toy, enano, mediano y gigante.

En cuanto a los colores, aunque la FCI los agrupa en seis (blanco, negro, marrón, gris, albaricoque y rojo) la realidad es un abanico con muchísimas posibilidades y tonalidades, como los espectaculares caobas, los glamorosas champangne, los azules, platinos, cremas…

Pero independientemente de cuál sea su tamaño o color, la característica fundamental que los una a de ser la elegancia, con porte de cabeza alto, movimiento orgulloso, hocico y patas largas, porte alto y alegre de la cola ( actualmente ya no se amputa) y un pelaje que no muda y que acepta cualquier tipo de arreglo.

CEPILLADOS: Cepillaremos capa por capa, siempre desde la raíz hacia las puntas, utilizaremos primero un cepillo de púas rectas ( sin bolitas), comenzando por las patas y zonas interiores, sin olvidar nunca las partes de la axilas, luego pasaremos al cuerpo y la cola buscando siempre volumen, por último cuello y cabeza.

Si encontramos zonas apelmazadas o si queremos un resultado más esponjoso todavía, utilizaremos una carda de alta calidad en el mismo orden sin rascar la piel, pero observando bien que estamos estirando correctamente la raíz. No nos va a servir de nada cepillar ” por encima”, con ello, a lo sumo, le quitaremos el polvo.

Una vez bien cepillado es aconsejable pasar el llamado peine de desenredar también llamado peine de bobtail. Este peine tiene bastante separación entre sus púas, y nos ayuda a localizar los eventuales nudos.

Los cepillados, cuantos más frecuentes mejor, aunque parezca muy laborioso, lo cierto es que si se hace cada dos días en un caniche de compañía, con una longitud media de pelo, no debería llevarnos más de diez minutos.Yo recomiendo 2 a 3 cepillados serios por semana, dependiendo de la longitud del pelo.

BAÑOS: Una de la grandes ventajas del caniche es que no desprende olor corporal debido a lo peculiar de su piel y pelo.

También por su tipo de piel y pelo, tan diferente a la mayoría de razas, podremos bañar al caniche cuando lo creamos oportuno. Semanalmente si queremos, sin miedo a perjudicar su piel. Está claro que el champú y las cremas han de ser adecuados a este tipo de pelo y la frecuencia.Yo recomiendo el baño quincenal.

Para ello usaremos agua templada, el champú lo habremos diluido previamente, lo que facilitara su aplicación, cuando lo enjabonamos, trabajaremos de la raíz a las puntas, sin enmarañar ni frotar haciendo círculos, ya que eso enredaría el manto, enjuagaremos bien el champú, y repetimos la acción si fuese necesario, luego aplicaremos la crema suavizante o la mascarilla y la dejaremos actuar unos minutos, transcurridos los cuales enjuagaremos de nuevo. Existen también acondicionadores que no precisan aclarado, escurriremos el exceso de agua con las manos, y luego con una toalla limpia.

El proceso más difícil es el siguiente, EL SECADO: No podemos dejar que nuestro caniche se seque al aire, debemos utilizar un secador de aire caliente ( pero sin quemar), e ir cepillando tal y como hemos explicado antes, una vez seco y cepillado, pasaremos el peine.

Si acostumbramos al caniche desde cachorro a todos estos manejos con paciencia y cariño ( con firmeza a veces), cuando sea adulto no nos supondrá demasiado problema.

Bien, hemos llegado al punto donde debe lucirse el peluquero. Lo recomendable es que se arregle cada mes o mes y medio si realmente se quiere lucir siempre un caniche con buen aspecto.

Si el cliente espera meses y meses para llevarlo a la peluquería, seguramente nos encontraremos con la desagradable opción de proceder al total esquilado, ” arreglo”.

Nada favorecedor, pero a menudo la única opción para el peluquero que no habrá podido realizar el ” milagro” de desenredar y enbellecer un perro que se ha descuidado durante demasiado tiempo.

Si se cepilla regularmente al caniche, y acude a la peluquería a menudo, entonces sí que el cliente estará posición de exigir un arreglo a su gusto, escuchando por descontado las sugerencias del peluquero.

Por ello hay que conocer la raza y sus técnicas de arreglo para estar al nivel de las exigencias.Aunque existen muchos arreglos diferentes para esta raza, hay que elegir siempre aquel que vaya a ser más cómodo de mantener.

Una de las cosas que decidiremos es si queremos pelo en el hocico o no. En mi opinión, siempre es más elegante y limpio un hocico afeitado, que el característico de la raza. Pero si nos gusta con pelo, podremos elegir entre el ” baby” que es la cabeza redondeada, o los diferentes tipos de bigote: donougt, alemán o francés. Claro que si pretendemos llevarlo a exposiciones, entonces estamos obligados a afeitar el hocico, manos y pies.

Hasta hace unos años estuvo de moda el corte ” chaleco- pantalón”, con el cuerpo muy corto y pantalones casi bombachos. Este corte estaba inspirado en el “zazou” inventado a los 50, y la verdad es que actualmente ya no se lleva demasiado.

Los arreglos más bonitos para un caniche de compañía son el llamado “moderno” y sus variaciones como el T-clip y el corte “nordico o escandinavo” para los más osados, ya que este corte lleva más pelo y precisa de mayor mantenimiento.

La última moda en la peluquería del caniche es un corte ideal para aquellos con tendencia a ensuciarse o enredarse mucho las orejas y la cola. Ya que este corte” finlandes” lleva las orejas y la cola muy peladas, con el resto del pelo como en el corte “moderno” pero como un aire semejante a los ” terrier”. Este arreglo no está permitido en las exposiciones, pero si en los concursos de peluquería canina.

Si el caniche a de competir en exposiciones, entonces ya estamos sometidos a los arreglos reglamentarios que son el ” moderno 1960″ el escandinavo o “nordico”, el “Puppy” , el “continental” y la “silla inglesa”. Para su realización se precisa de una depurada técnica de tijera, un manto en excelentes condiciones y conocimientos de morfología, estándar , y de cómo son las últimas tendencias o variaciones que aparezcan en los rings.

Si somos nuevos en la presentación a exposiciones vamos a necesitar formación específica y asesoramiento por peluqueros de exposición que trabajen con la raza.

Lo que va a ser fundamental cualquiera que sea la opción elegida es trabajar el perro( no solo aplicable en los caniches) como un todo, consiguiendo el equilibrio entre las diferentes partes. Es absurdo decir cuanta longitud a de llevar un corte, o desde donde hasta donde vamos a rebajar o dejar sin cortar, ya que cada individuo será diferente. Hay que hacer un estudio concienzudo del ejemplar con sus virtudes y defectos ( de ahí el conocimiento del estándar ) y conseguir acercarlo mediante el arreglo al ejemplar ideal.

Este equilibrio entre las formas ha de ser aplicable a todos los arreglos, incluidos los de compañía, sean a tijera o a máquina. Seguramente, con poco esfuerzo y un poco de empeño podremos mejorar ostensiblemente la calidad y el estilo.

Bien, hemos llegado al punto donde debe lucirse el peluquero. Lo recomendable es que se arregle cada mes o mes y medio si realmente se quiere lucir siempre un caniche con buen aspecto.

Si el cliente espera meses y meses para llevarlo a la peluquería, seguramente nos encontraremos con la desagradable opción de proceder al total esquilado, ” arreglo”

Nada favorecedor, pero a menudo la única opción para el peluquero que no habrá podido realizar el ” milagro” de desenredar y enbellecer un perro que se ha descuidado durante demasiado tiempo.

Si se cepilla regularmente al caniche, y acude a la peluquería a menudo, entonces sí que el cliente estará posición de exigir un arreglo a su gusto, escuchando por descontado las sugerencias del peluquero.

Por ello hay que conocer la raza y sus técnicas de arreglo para estar al nivel de las exigencias.Aunque existen muchos arreglos diferentes para esta raza, hay que elegir siempre aquel que vaya a ser más cómodo de mantener.

Una de las cosas que decidiremos es si queremos pelo en el hocico o no. En mi opinión, siempre es más elegante y limpio un hocico afeitado, que el característico de la raza. Pero si nos gusta con pelo, podremos elegir entre el ” baby” que es la cabeza redondeada, o los diferentes tipos de bigote: donougt, alemán o francés. Claro que si pretendemos llevarlo a exposiciones, entonces estamos obligados a afeitar el hocico, manos y pies.

Hasta hace unos años estuvo de moda el corte ” chaleco- pantalón”, con el cuerpo muy corto y pantalones casi bombachos. Este corte estaba inspirado en el “zazou” inventado a los 50, y la verdad es que actualmente ya no se lleva demasiado.

Los arreglos más bonitos para un caniche de compañía son el llamado “moderno” y sus variaciones como el T-clip y el corte “nordico o escandinavo” para los más osados, ya que este corte lleva más pelo y precisa de mayor mantenimiento.

La última moda en la peluquería del caniche es un corte ideal para aquellos con tendencia a ensuciarse o enredarse mucho las orejas y la cola. Ya que este corte” finlandes” lleva las orejas y la cola muy peladas, con el resto del pelo como en el corte “moderno” pero como un aire semejante a los ” terrier”. Este arreglo no está permitido en las exposiciones, pero si en los concursos de peluquería canina.

Si el caniche a de competir en exposiciones, entonces ya estamos sometidos a los arreglos reglamentarios que son el ” moderno 1960″ el escandinavo o “nordico”, el “Puppy” , el “continental” y la “silla inglesa”. Para su realización se precisa de una depurada técnica de tijera, un manto en excelentes condiciones y conocimientos de morfología, estándar , y de cómo son las últimas tendencias o variaciones que aparezcan en los rings.

Si somos nuevos en la presentación a exposiciones vamos a necesitar formación específica y asesoramiento por peluqueros de exposición que trabajen con la raza.

Lo que va a ser fundamental cualquiera que sea la opción elegida es trabajar el perro( no solo aplicable en los caniches) como un todo, consiguiendo el equilibrio entre las diferentes partes. Es absurdo decir cuanta longitud a de llevar un corte, o desde donde hasta donde vamos a rebajar o dejar sin cortar, ya que cada individuo será diferente. Hay que hacer un estudio concienzudo del ejemplar con sus virtudes y defectos ( de ahí el conocimiento del estándar ) y conseguir acercarlo mediante el arreglo al ejemplar ideal.

Este equilibrio entre las formas ha de ser aplicable a todos los arreglos, incluidos los de compañía, sean a tijera o a máquina. Seguramente, con poco esfuerzo y un poco de empeño podremos mejorar ostensiblemente la calidad y el estilo.

Bien, hemos llegado al punto donde debe lucirse el peluquero. Lo recomendable es que se arregle cada mes o mes y medio si realmente se quiere lucir siempre un caniche con buen aspecto.

Si el cliente espera meses y meses para llevarlo a la peluquería, seguramente nos encontraremos con la desagradable opción de proceder al total esquilado, ” arreglo”.

Nada favorecedor, pero a menudo la única opción para el peluquero que no habrá podido realizar el ” milagro” de desenredar y enbellecer un perro que se ha descuidado durante demasiado tiempo.

Si se cepilla regularmente al caniche, y acude a la peluquería a menudo, entonces sí que el cliente estará posición de exigir un arreglo a su gusto, escuchando por descontado las sugerencias del peluquero.

Por ello hay que conocer la raza y sus técnicas de arreglo para estar al nivel de las exigencias.Aunque existen muchos arreglos diferentes para esta raza, hay que elegir siempre aquel que vaya a ser más cómodo de mantener.

Una de las cosas que decidiremos es si queremos pelo en el hocico o no. En mi opinión, siempre es más elegante y limpio un hocico afeitado, que el característico de la raza. Pero si nos gusta con pelo, podremos elegir entre el ” baby” que es la cabeza redondeada, o los diferentes tipos de bigote: donougt, alemán o francés. Claro que si pretendemos llevarlo a exposiciones, entonces estamos obligados a afeitar el hocico, manos y pies.

Hasta hace unos años estuvo de moda el corte ” chaleco- pantalón”, con el cuerpo muy corto y pantalones casi bombachos. Este corte estaba inspirado en el “zazou” inventado a los 50, y la verdad es que actualmente ya no se lleva demasiado.

Los arreglos más bonitos para un caniche de compañía son el llamado “moderno” y sus variaciones como el T-clip y el corte “nordico o escandinavo” para los más osados, ya que este corte lleva más pelo y precisa de mayor mantenimiento.

La última moda en la peluquería del caniche es un corte ideal para aquellos con tendencia a ensuciarse o enredarse mucho las orejas y la cola. Ya que este corte” finlandes” lleva las orejas y la cola muy peladas, con el resto del pelo como en el corte “moderno” pero como un aire semejante a los ” terrier”. Este arreglo no está permitido en las exposiciones, pero si en los concursos de peluquería canina.

Si el caniche a de competir en exposiciones, entonces ya estamos sometidos a los arreglos reglamentarios que son el ” moderno 1960″ el escandinavo o “nordico”, el “Puppy” , el “continental” y la “silla inglesa”. Para su realización se precisa de una depurada técnica de tijera, un manto en excelentes condiciones y conocimientos de morfología, estándar , y de cómo son las últimas tendencias o variaciones que aparezcan en los rings.

Si somos nuevos en la presentación a exposiciones vamos a necesitar formación específica y asesoramiento por peluqueros de exposición que trabajen con la raza.

Lo que va a ser fundamental cualquiera que sea la opción elegida es trabajar el perro( no solo aplicable en los caniches) como un todo, consiguiendo el equilibrio entre las diferentes partes. Es absurdo decir cuanta longitud a de llevar un corte, o desde donde hasta donde vamos a rebajar o dejar sin cortar, ya que cada individuo será diferente. Hay que hacer un estudio concienzudo del ejemplar con sus virtudes y defectos ( de ahí el conocimiento del estándar ) y conseguir acercarlo mediante el arreglo al ejemplar ideal.

Este equilibrio entre las formas ha de ser aplicable a todos los arreglos, incluidos los de compañía, sean a tijera o a máquina. Seguramente, con poco esfuerzo y un poco de empeño podremos mejorar ostensiblemente la calidad y el estilo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *